Tenemos que afirmar que en lineas generales que el hecho aislado de saltarse la orden de permanecer en casa en distintas ocasiones no tiene por qué implicar que se esté cometiendo un delito de forma automática.  Antes de entrar a analizar los casos, tenemos que advertir que el derecho penal y la viña administrativa muchas veces la linea que los separa es muy fina, y para cruzar de la vía administrativa a la vía penal tienes que cumplir unos requisitos, en el que de lo mas importante es la gravedad. Por ejemplo las sanciones administrativas por no pagar el Iva es hasta 120.000 euros, pasado esta cantidad es un delito. Como vemos es la gravedad.

El titular del Juzgado de Instrucción 2 de Pontevedra ha dictado un auto en el que se opone a la regla general aplicada respecto a las violaciones de la obligación de confinamiento impuesta por el estado de alarma. En un auto, el magistrado decreta la puesta en libertad de un acusado de desobediencia y defiende que el hecho de romper varias veces la prohibición de circular por la vía pública ni es delito ni es, automáticamente, desobediencia.

Tenemos que recordar que para cometer delito tiene que haber dos requisitos:

También te pueden interesar: Mis servicios como abogado penalista
  1. Que se desatienda un aviso previo de los agentes
  2. Y que la conducta mostrada al incumplir el mandato de las Fuerzas de Seguridad sea grave.

Por tanto en el caso de que no se cumplan estos dos requisitos tendría que sancionarse por la vía administrativa.

Las vulneraciones de las res­tricciones de la movilidad pueden derivar en:

  • advertencia
  • o una multa de entre 300 y 600 euros por un delito de desobediencia que los infractores generalmente aceptan para beneficiarse de una rebaja.

Las situaciones como hemos indicado anteriormente como la reiteración, desórdenes o atentados a la autoridad derivan en las detenciones que pueden derivar en la vía penal y ahora sí convertirse en delito.  Es frecuente que los detenidos que pasan a disposición del juez de guardia acepten una multa de 720 euros por un delito de desobediencia grave para finiquitar el trámite judicial.